Marta de Esteve

Escrito por Marta de Esteve

23 octubre, 2019

Otros artículos sobre Equipo ECYS

Marta de Esteve

Conocí a Carmen Cebriá y con ella al método de Conciencia Yo Soy hace unos 10 años. En mi camino como profesional de la medicina natural siempre he tenido claro que el principio de cualquier enfermedad o dolencia está en la emoción.

Me llamo Marta de Esteve, soy naturópata especialista en biorresonancia quántica, reflexóloga, trabajo masaje metamórfico y flores de Bach, desde hace más de 15 años.

Conocí a Carmen Cebriá y con ella al método de Conciencia Yo Soy hace unos 10 años.

En mi camino como profesional de la medicina natural siempre he tenido claro que el principio de cualquier enfermedad o dolencia está en la emoción.

Por ello, y como la mayoría de los seres humanos, intenté encontrar soluciones a mis problemas personales en distintas terapias como regresiones, constelaciones, trabajar con decretos, meditación y bastante lectura, desde el libro tibetano de los muertos pasando por Osho, Deepak Chopra hasta filosofía sufí y muchas canalizaciones de seres ascendidos.

Realmente nunca encontré una solución definitiva donde pudiera decir que ya me había liberado del dolor que me producían mis problemas con mis padres, que han sido una constante en mi vida.

 

“nunca encontré una solución definitiva donde pudiera decir que ya me había liberado del dolor que me producían mis problemas con mis padres”

Carmen, al poco de verme, me dijo que me veía/sentía muy cabreada. Yo siempre le decía que no, que eso formaba parte de mi pasado. Por lo visto era muy presente y he tardado mucho en verlo y sacarlo.

Hice una primera terapia con ella donde empecé a ver con mucha claridad determinadas cosas de mi vida y a entender que todo no era solo yo, sino también todo lo que traía a cuestas (proyecciones de mis padres, por ejemplo).

Pronto entendí la esencia del método que resonó conmigo automáticamente con la sensación clara de que esto es “la verdad” y aposté por su trabajo.

Le mandaba pacientes y los resultados eran buenos, aunque todo depende de la implicación que cada uno esté dispuesto a tener.

Yo misma tenía mucha resistencia en hacer los cursos, poniéndome excusas de todo tipo, hasta que por fin entendí qué si quería ser feliz y estar en paz, tenía que pasar por la formación completa, y así lo hice.

Hoy estoy muy contenta de contar con esta información y transmitirla, le digo a mis pacientes que ojalá hubiese tenido yo esta información 30 años antes, lo que me habría ahorrado en sufrimiento. Pero los seres humanos nos dejamos engañar por el Ego y así nos va.

 

“esta información, aunque está en muchos libros y talleres, no está con este método que lo hace más fácil, ya que hasta el momento siempre se ha quedado en un entendimiento mental”

Como disculpa, esta información, aunque está en muchos libros y talleres, no está con este método que lo hace más fácil, ya que hasta el momento siempre se ha quedado en un entendimiento mental que no nos ha servido para liberarnos de todas estas emociones no gestionadas y por tanto no cambian ni nuestras vidas ni nuestro dolor.

Cuento con el privilegio de estar con Carmen Cebriá desde los inicios en los que le ha ido dando forma a toda la información.

No siempre ha sido fácil pero hoy puedo decir que mi vida ha cambiado, que he hecho las paces conmigo, y por tanto con todos, que he dejado de culparme por tantas cosas de las que era inconsciente, que soy autentica y coherente y que estoy creando la vida que deseo. Por tanto, he encontrado la felicidad que buscaba.

Y por supuesto voy a transmitirlo a todo aquel que quiera entrar en este conocimiento.

Gracias Carmen por estar en mi camino.

Fdo: Marta de Esteve Egger

 

Otras personas del movimiento

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

0 Comments

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest